INNOVANDO

El laboratorio es un lugar de trabajo que debe de reunir unas condiciones especiales que permitan desarrollar el trabajo para el que se crearon y que, además, garanticen la seguridad de las personas presentes y las que están en su entorno. Aunque el diseño de un laboratorio parece sencillo, debe de realizarse sin perder la perspectiva de que va a ser un área que estará en constante cambio provocado por que el conocimiento implicado en sus tareas también lo está. Por eso el diseño inicial de un laboratorio debe de desarrollarse sobre esta premisa.

El diseño de un laboratorio, ha de hacerse pensando no sólo en los equipos de trabajo sino también en las personas que allí van a trabajar. Por ello el diseño inicial de un laboratorio ha de contemplar los equipos que se van a emplear y las necesidades espaciales, de comunicación, de almacenamiento y de realización tanto del trabajo propio del laboratorio como del trabajo intelectual y administrativo que lleva asociado.

Un diseño inicial basado en la generosidad espacial de las diferentes áreas de trabajo, con una adecuada distribución y ubicación de estas junto con las áreas administrativas, de lectura, de descanso y aseo va a permitir un laboratorio enfocado a la realización del trabajo en condiciones óptimas de rentabilidad, fiabilidad, eficaz y seguras.

El diseño inicial de un laboratorio tiene tres etapas sencillas: La ubicación, el dimensionado del laboratorio y la distribución interior de las diversas áreas. Sin embargo, en cada una de estas tres etapas siempre debe de estar presente la tipología del laboratorio, realizar cada una de las tres etapas sin considerar la tipología del laboratorio puede llevar a diseñar un laboratorio que, en el futuro, tendrá graves problemas de confortabilidad laboral, de seguridad tanto interna, para las personas presentes en el laboratorio, como para la seguridad en el exterior del laboratorio

El compromiso del laboratorio con la fiabilidad, la puntualidad y el coste, lo está llevando a procesos de reorganización. No todos los laboratorios requerirán por sus características el mismo nivel de automatización. La preparación de un proyecto de organización pasa por la identificación de las necesidades del laboratorio. También tienen cada día más importancia aspectos de bioseguridad y de tratamiento de residuos